LICENCIAS DE ACTIVIDAD Y LICENCIAS DE OBRA DE UN LOCAL

Licencias de actividad

A la hora de abrir un negocio, ya sea relacionado con una actividad comercial, industrial o de servicios, requerimos de una licencia municipal de actividad. Este documento acredita que el local cuenta con las condiciones de habitabilidad y uso necesarias para acoger la actividad económica a la que se destina. Para ello, es importante que, antes de elegir el local, un técnico estudie si el local puede cumplir con las exigencias de la normativa para la actividad que se pretende desarrollar.

  • Usos permitidos

Uno de los aspectos más determinantes que debemos tener en cuenta es si el uso que queremos implantar está permitido. Verificar el tipo de establecimientos que existen en el entorno nos aportará una pista, pero en cualquier caso es necesario consultarlo con el técnico para que nos asesore sobre el tipo de actividades permitidas en nuestro local será el primer paso que debemos realizar.

  • Cumplimiento de normativa

A cada tipo de negocio le corresponde una normativa particular, sobre la que nos puede asesorar un técnico. A la hora de valorar si el local elegido es el adecuado, será necesario comprobar la existencia de algún punto o elemento en el local que hace imposible el cumplimiento de alguna norma y, por tanto, nos va a impedir la obtención de la licencia de actividad. Así, por ejemplo, si queremos implantar un restaurante en una zona donde está permitido dicho uso, puede ocurrir que nuestro local no tenga la posibilidad de instalar la extracción de humos de la cocina en cumplimiento con las exigencias de la normativa.

licencia actividad tienda ropa

Los factores más comunes a tener en cuenta a la hora de escoger el local para desarrollar nuestra actividad son los siguientes:

  1. Medidas mínimas exigidas

Si la actividad está permitida, el local deberá cumplir con unas medidas mínimas exigidas por normativa, que serán necesarias comprobar para considerar la posibilidad de adaptar el local si fuera necesario o de cambiar de local. Éste tipo de comprobaciones se simplifican si el local dispone de una licencia de actividad que se corresponde a la misma que se va a desarrollar.

  1. Elementos protegidos

En el caso de que el edificio en el que se inserte nuestro local cuente con algún grado de protección, habrá que ajustarse a las medidas establecidas por la Comisión de Patrimonio del Ayuntamiento. Conocer este factor de antemano nos puede ayudar a la hora de renegociar un contrato de alquiler o compra del local, para afrontar los gastos extra que conlleven de forma compartida.

En ocasiones nos encontramos con locales cuya actividad anterior no ha realizado los trámites exigidos para obtener su licencia, habiendo podido realizar modificaciones en fachada que no han contado con la aprobación de la Comisión de Patrimonio. En ese caso, si las actuaciones que se hayan realizado en el local no cumplen las exigencias, deberemos realizar una propuesta de actuación que devuelva la fachada a su estado original, que será sometido a un dictamen previo de la Comisión de Patrimonio.

  1. Ventilación y climatización

Todas las estancias del local deberán estar ventiladas de forma natural o forzada. En este último caso, y en función del caudal a extraer, será necesario cumplir unas distancias mínimas a ventanas de locales y viviendas colindantes y no superar los umbrales de emisión acústica permitidos por normativa.

En el caso de que queramos instalar un sistema de climatización habrá que cerciorarse sobre si el ayuntamiento permite la instalación de unidades exteriores y, si es así, que cumpla con las exigencias establecidas por las ordenanzas correspondientes. Si la instalación es superior a 70 kW se necesitará un proyecto específico de climatización, si no, bastará con la memoria del instalador.

  1. Salida de humos

En el caso de que la actividad requiera de extracción de humos, como ocurre en cocinas, será necesario que el conducto salga a la cubierta del edificio (normalmente a través de los patios y fachadas exteriores), a una distancia mínima exigida por normativa. Si el local que estamos considerando no dispone de dicha instalación, será necesario estudiar la posibilidad de adaptarlo para que se ajuste a las nuevas necesidades del local, ya que en ocasiones la normativa no lo permite.

  1. Rótulos en fachada

Los elementos identificativos de la actividad que instalemos en fachada deberán cumplir las exigencias establecidas por la Ordenanza Publicidad Exterior, en cuanto a medidas y características se refiere, ya que tendremos que legalizarlos en la nueva licencia de actividad.

  1. Accesibilidad

En el caso de que haya cambio de uso del local (de comercial a industrial por ejemplo) éste deberá cumplir con la normativa de accesibilidad, requiriéndose hacer las obras necesarias para adaptar el local a la misma. En cambio si existe cambio de actividad pero no de uso (si el local pasara de ser un tipo de comercio a otro distinto) y disponemos de la licencia de la anterior actividad, podremos eludir dicha normativa.

  1. Aseos

Independientemente de la actividad que se desarrolle, se debe disponer al menos de un aseo. En el caso de que se trate de un local de uso público, tendrá que estar precedido por un anteaseo.

licencia actividad local comercial

Si se cumplen los puntos anteriores, siendo la actividad del local compatible con los usos establecidos por la normativa urbanística y no habiendo ningún impedimento para adaptar el local para el cumplimiento de la normativa, podremos iniciar los trámites para obtener la licencia. En caso contrario, deberemos descartar el local por no permitirnos el desarrollo de la actividad dentro de la legalidad.

  • Licencia de obras

Si vamos a realizar algún tipo de obra en el local, será necesario, como mínimo, una licencia de obra menor, la cual se tramitará junto con la licencia de actividad. El coste de dicha licencia suele ser del 4% del presupuesto de ejecución material, pero varía en función del Ayuntamiento. Normalmente se suele conceder la licencia de obras primero y después la de actividad, siendo importante el contacto periódico con el Ayuntamiento para conocer el estado de ambas licencias. Una vez finalizadas las obras, el arquitecto emitirá el certificado final de obra e instalaciones, necesario para la obtención de la licencia de actividad.

Durante los trámites, el técnico del ayuntamiento tiene unos plazos establecidos para informar sobre el estado de las licencias y requerir al técnico redactor del proyecto. Al final de este proceso, si la documentación aportada es correcta, el ayuntamiento emitirá un informe favorable, otorgando la correspondiente Licencia de actividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>